LIBERA LA TENSIÓN DE MALAS POSTURAS CON UNA TOALLA

La tensión que vamos acumulando por las malas posturas se suele situar en nuestros hombros y caderas, por lo que es conveniente tener una manera de relajar y desbloquear estas zonas, por ello en esta microsesión te muestro cómo hacerlo con ayuda de una toalla.

Necesitaremos una toalla de lavabo doblada por la mitad y enrollada que no supere los siete centímetros de diámetro. La sesión la podemos realizar nosotros solos, pero si disponemos de ayuda, será más agradable y efectivo el proceso.

Comencemos: tumbados en el suelo, con las piernas extendidas, podemos ponernos un cojín bajo para la cabeza si notamos tensión en el cuello. La persona que nos ayuda situada en nuestro lado izquierdo, nos tomará suavemente por el brazo derecho y tirando hacia sí, nos acomodará la toalla paralela a nuestra columna debajo del omoplato teniendo cuidado de nuestro cuello esté fuera de la toalla y esta sobresalga por encima del hombro. A continuación colocará el brazo derecho en forma de ángulo recto, como si fuera un candelabro con el codo a la altura del hombro, no forzando la posición si existe una contractura o molestia, dejando que sea el propio brazo el que indique la flexión adecuada, no superando en ningún momento dicha altura. Nuestra mano izquierda permanecerá en nuestro pecho y alargaremos desde el codo hacia afuera le brazo izquierdo. Mantendremos la postura entre un minuto y tres centrando nuestra atención en la respiración.

Finalizado el tiempo, nuestro ayudante nos cogerá de nuevo del brazo derecho y levantándonos nos quitará la toalla depositándonos con suavidad en el suelo, estirando ambos brazos y permitiéndonos observar las diferencias entre ambos lados del cuerpo, comprueba el cuello girando a un lado y otro, cómo se encuentran los hombros, su musculatura… A continuación haremos el lado izquierdo.

Para soltar las caderas, seguiremos el mismo proceso, situado en el lado contrario, nuestro colaborador, nos levantará la cadera y colocará la toalla bajo nuestra cadera, esta vez de forma perpendicular a nuestro cuerpo y teniendo cuidado de que solamente esté el glúteo sobre ella. Permaneceremos también entre un minuto y tres. La peculiaridad viene en el momento de quitar la toalla, para que sea más efectivo el trabajo conviene que permanezcamos totalmente relajados y que al soltar nuestra cadera nos dejen caer suavemente produciendo un movimiento de vaivén. Antes de realizar el otro lado conviene tomar conciencia de los cambios efectuados en todo nuestro cuerpo.

Y ahora te toca a ti, a disfrutar de un cuerpo libre de tensión!!!!

Publicado por lourdes

Soy una apasionada estudiosa de como devolver a nuestro cuerpo su elasticidad natural.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: